Boletin de JHISN Newsletter 02/04/2022

Queridos amigos, 

Con ustedes, esperamos que la primavera asome a la vuelta de la esquina y nos traiga de nuevo calidez y florecimiento urbano. Esta semana ofrecemos una reseña acerca de Flee (2021), un documental aclamado internacionalmente, que narra la historia de huida, pérdidas y refugio de una familia afgana. Luego damos seguimiento al informe en nuestro anterior boletín sobre la ‘Marcha a Albany’, donde cientos de activistas inmigrantes llegaron la semana pasada a la capital pidiendo justicia en el presupuesto y una solución permanente a las brechas en la red de seguridad económica para decenas de miles de inmigrantes neoyorquinos.    

Puntos destacados del boletín:

  1. Revisión del documental cinematográfico (2021) sobre una familia de refugiados afganos
  2. Marcha de inmigrantes a Albany (Parte 2)

1. Libertad es “contar” tu historia

“Cuando huyes de niño, lleva tiempo aprender a confiar en las personas. Estás constantemente en guardia, todo el tiempo, todo el tiempo. Incluso cuando estás en un lugar seguro, estás en guardia”.—Amin Nawabi en Flee (dir: Rasmussen, 2021)

El documental animado Flee (dirigido por Jonas Poher Rasmussen y escrito por Rasmussen y Amin Nawabi) es la primera película nominada en tres categorías diferentes de los Premios de la Academia: Mejor Película Animada, Mejor Largometraje Documental, y Mejor Largometraje Internacional. Esta cautivadora película, producida en Dinamarca, no ganó ningún Oscar el pasado domingo. Con premio o sin él, vale la pena ver la película por su originalidad técnica y por cómo ilustra claramente las décadas de estrés que soporta un refugiado.

Flee cuenta cómo Amin Nawabi (seudónimo) huyó cuando era un adolescente gay de Afganistán a Dinamarca y las consecuencias de su largo y complicado viaje. A través de una combinación inusual de personajes animados, clips de televisión, filmaciones históricas, fotografías y dibujos en blanco y gris, aprendemos cómo la familia de Nawabi soportó el trauma de la vida bajo los muyahidines, la huida a una vida represiva y secreta en Moscú, los intentos fallidos desesperados por pasar de contrabando en barco a Suecia y, finalmente, el exitoso cruce fronterizo ilegal de Nawabi y su asilo en Dinamarca.

Lo que permanecerá contigo de esta película es el dramático sacrificio de los miembros de la familia para salvarse unos a otros, una característica de tantas historias de refugiados. La película también narra la vil crueldad y codicia de los traficantes, la corrupción y brutalidad de los agentes del orden, y el miedo y la soledad de ser un refugiado que anhela un “hogar”, un lugar seguro que no sea temporal.

Una parte esencial de la supervivencia de Nawabi es la historia falsa que tuvo que contar para asegurar su asilo en Dinamarca: que toda su familia estaba muerta. Con la única excepción de su padre, ninguno de sus familiares están realmente muertos. Cuando Nawabi escapó, su hermano mayor y sus dos hermanas estaban en Suecia y su madre y su hermano mayor estaban en Moscú. Ahora están todos en varios lugares de Europa. Al final de la película, nos enteramos de cuánto le ha costado mentir por necesidad: no puede compartir historias de su familia sin revelar que están vivos, por lo que constantemente teme ser descubierto. “No podía decir la verdad. Habría muchas consecuencias. No pude evitarlo. Fue realmente doloroso”.

En una entrevista en NPR entre Nawabi, el director de cine Rasmussen y Ari Shapiro, Rasmussen cuenta cómo él y Nawabi se hicieron buenos amigos en la escuela secundaria en Dinamarca. Nawabi cuenta cómo Rasmussen es una de las pocas personas en las que confía, pero pasaron décadas antes de que se sintiera lo suficientemente cómodo para contarle su verdadera historia. Dice que la película le ha dado una sensación de libertad que antes no sentía.

Rasmussen y Nawabi quieren que entendamos que estar “refugiado” es una circunstancia y no una identidad. “No lo definas como un refugiado porque es mucho más. Es un académico, propietario de una casa, esposo y dueño de un gato”, explica Rasmussen.

Nawabi dice que es sorprendente ver cómo se recibe y ayuda a los ucranianos hoy en día, pero cuán diferente fue el trato que recibieron otros refugiados en el 2015. La situación en Ucrania muestra que ser desplazado del hogar y del país le puede pasar a cualquiera. Lo importante es ayudar y ser amable. 

Para ver Flee en línea, visite: https://www.fleemovie.com/

2. Marcha a Albany (Parte 2)

“Vinimos a Albany para decirle al gobernador que estamos despiertos, estamos unidos y no nos detendremos luchando hasta que nuestras necesidades sean satisfechas… Este movimiento es un ejemplo para otros estados. Los inmigrantes de todo el país se están levantando. Estamos exigiendo que se respeten nuestros derechos…” Miguel Ángel Flores (Democracy Now, 24-3-2022)

Mil trabajadores excluidos—junto con funcionarios electos, líderes religiosos y aliados políticos—marcharon hacia los escalones del Capitolio el 23 de marzo, exigiendo que el presupuesto estatal incluya miles de millones en apoyo adicional para financiar a los trabajadores excluidos y establecer un programa de seguro de desempleo permanente para los indocumentados. trabajadores

Cuando cruzaban el puente Rensselaer-Albany, y cerraban brevemente el tráfico en una carretera de cuatro carriles, los activistas exigian una red de seguridad social que no deje atrás a los trabajadores inmigrantes esenciales y aún excluidos del estado de Nueva York.

Como informamos en nuestro último boletín, decenas de miles de neoyorquinos elegibles fueron excluidos del histórico Fondo de Trabajadores Excluidos, de $2.1 mil millones establecido en abril del 2021, después de que los trabajadores inmigrantes se movilizaran durante un año. Junto con la demanda de reabrir el Fondo con dinero adicional, los grupos defensores de los derechos de los inmigrantes están pidiendo ‘Cobertura para todos’: un plan de seguro de salud para neoyorquinos indocumentados, y trabajadores documentados a quienes los empleadores les pagan ‘fuera de los libros’. Para abordar las desigualdades estructurales en la red de seguridad social reveladas dramáticamente por la pandemia, los grupos de inmigrantes también están luchando por un programa de seguro de desempleo permanente para apoyar a los trabajadores indocumentados.

La coalición Fund Excluded Workers (FEW) de Nueva York, dirigida por inmigrantes, ha ayudado a lanzar campañas para programas similares, en al menos cinco estados de EEUU. Las victorias a nivel estatal para financiar a los trabajadores excluidos, y crear programas permanentes de cobertura médica y beneficios por desempleo, pueden ayudar a generar un impulso nacional para cambios a nivel federal.

Por ahora, la lucha tiene como objetivo Albany, la gobernadora Hochul y el presupuesto estatal del próximo año. “Todos queremos que termine la pandemia”, dijo Emma Kreyche del Worker Justice Center of NY. “Pero es insensible e irresponsable por parte de los legisladores actuar como si pudiéramos seguir adelante mientras decenas de miles de trabajadores excluidos en nuestro estado todavía están en medio de una crisis profunda. Ningún neoyorquino debería estar sin una red de seguridad, ni ahora ni en el futuro”.

¿QUÉ PODEMOS HACER?
  • ¡Llame a la gobernadora Hochul (518-474-8390), presione 3 y luego 1, y dígale que #FundExcludedWorkers!
  • Considere donar al trabajo en curso de la Coalición #FundExcludedWorkers.

En solidaridad y con cuidado colectivo,

Jackson Heights Immigrant Solidarity Network (JHISN)

Siga a @JHSolidarity en Facebook y Twitter y comparta este boletín con amigos, familiares, vecinos, redes y colegas para que puedan suscribirse y recibir noticias de JHISN. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.