Boletin de JHISN Newsletter 19/03/2022

Queridos amigos,

Hace ya dos años que en este mismo mes de Marzo, el Covid-19 llegó a los Estados Unidos. Nuestro vecindario en el centro de Queens se convirtió rápidamente en un epicentro mortal de la pandemia mundial. Para algunos de nosotros ese tiempo puede parecer lejano o un poco irreal; para otros, incluidos aquellos que perdieron seres queridos o que continúan sufriendo los estragos persistentes del Covid, la historia no ha terminado. Los recuerdos permanecen vívidos y las pérdidas aún duelen y se lamentan. 

Nuestro boletín destaca la lucha en curso por justicia económica liderada por inmigrantes por lograr ayuda pandémica y que se movilizara directamente hacia los escalones del capitolio estatal. También analizaremos en detalle las desigualdades y el racismo estructural que definen la forma en que los refugiados son bienvenidos, o no, cuando vemos como millones de ucranianos se unen al desplazamiento y al despojo que experimentan decenas de millones que huyen de África Central, Medio Oriente, América Central, el Caribe y el resto del mundo.

Puntos destacados del boletín:

  1. Financiamiento para ¡#FundExcludedWorkers Ahora!
  2. Política de refugiados: ¿Quién es bienvenido? ¿Quiénes están excluidos?

1. #ExcluidosNuncaMas lanza campaña ‘Marcha a Albany’

Este Mes Internacional de la Mujer Trabajadora, ¿cómo cuidará el estado de Nueva York a las trabajadoras domésticas, trabajadoras de restaurantes, asistentes de salud en el hogar, trabajadoras minoristas, abuelas, madres, tías, hijas, hermanas, esposas? …. La pandemia nos ha demostrado una y otra vez que cuando ocurre una crisis, son nuestras comunidades las que no son tomadas en cuenta por la red de seguridad social”. – DRUM (Desis levantándose y moviéndose), 14-03-22

Para aquellos de nosotros incluidos en la red de seguridad social pandémica, que nos beneficiamos de un seguro de desempleo complementario, cheques de estímulo o trabajo remoto desde casa, la distancia entre la ciudad de Nueva York y Albany se puede medir en horas o por el precio de un boleto de Amtrak. Para los inmigrantes indocumentados sistemáticamente excluidos de la red de seguridad social, la distancia de 150 millas a Albany se mide este mes en días de activismo, siguiendo un itinerario estratégico a través de distritos claves y líderes a nivel estatal. La ‘Marcha a Albany‘ organizada por la coalición del Fondo de Trabajadores Excluidos (FEW), comenzó el 15 de marzo en Manhattan con una marcha al Bronx, demandando $3 mil millones en el presupuesto estatal de este año, para inmigrantes neoyorquinos que quedaron fuera de la ayuda pandémica.

POCOS grupos obtuvieron una victoria histórica hace un año, cuando con una huelga de hambre de 23 días, se aseguró un Fondo de Trabajadores Excluidos de $2.1 mil millones en el presupuesto del estado de Nueva York, para ayudar a los inmigrantes elegibles, muchos de los cuales no habían recibido ni un solo dólar en apoyo pandémico federal o estatal. El fondo cambió la vida de decenas de miles de neoyorquinos, que lo solicitaron con éxito, incluidos miles de residentes en Queens.

Pero el fondo se quedó sin dinero apenas dos meses después de su lanzamiento en agosto del 2021, con unas 95.000 solicitudes pendientes. Decenas de miles de personas ni siquiera tuvieron la oportunidad de presentar una solicitud antes de que se cerrara el fondo. Los activistas informan que hasta 175.000 inmigrantes siguen siendo efectivamente ‘excluidos’ de los fondos para los que son elegibles y que desesperadamente necesitan.   

Los grupos defensores de los inmigrantes encabezados por FEW, se están movilizando para corregir ese error al demandar miles de millones para el Fondo de Trabajadores Excluidos, en el presupuesto estatal de este año. El 8 de marzo, cientos de Deliveristas en bicicletas y scooters, junto con trabajadoras domésticas, vendedores ambulantes, limpiadores de casas y taxistas, detuvieron el tráfico en los puentes de Manhattan y Brooklyn, manifestándose para exigir $3 mil millones adicionales para el Fondo, y un programa de seguro de desempleo permanente, para trabajadores inmigrantes indocumentados en NYS.  

Cuando faltan menos de tres semanas para que se termine de hacer el presupuesto estatal, ‘Marcha a Albany’ está dirigiendo su campaña #ExcluidosNuncaMas a través del distrito de origen de la líder de la mayoría en el Senado, Andrea Stewart-Cousins, como parte de una cascada continua de acciones en todo el estado. El 23 de marzo, marcharán a Albany para dar testimonio de las contribuciones y necesidades de los trabajadores esenciales y excluidos. JHISN es una de las más de 120 organizaciones, junto con los grupos locales DRUM, Chhaya CDC, Adhikaar y Damayan Migrant Workers, que respaldan la campaña del Fondo de Trabajadores Excluidos (FEW). ¡Únase a nosotros en la lucha urgente por justicia en el presupuesto en Albany! 

¿QUÉ PODEMOS HACER?
  • Por favor firma la petición y considera hacer una donación para apoyar la Marcha de Trabajadores Excluidos a Albany.
  • Eleve su voz política por una solución permanente a las brechas en la red de seguridad social, y por el plan del Fondo de Trabajadores Excluidos para ampliar el seguro de desempleo, para los trabajadores de bajos salarios en el estado de Nueva York.

2. Equidad y justicia para todos los refugiados

“Creo que el mundo está mirando y muchos inmigrantes y refugiados están mirando. Y cómo trata el mundo… a los refugiados ucranianos debería ser como tratamos a todos los refugiados en los Estados Unidos”. –Congresista Alexandria Ocasio-Cortez, The Rachel Maddow Show, 03-01-22 

Hasta el 14 de marzo, más de 3 millones de ucranianos han huido del brutal ataque ruso contra su país. La UE dice que la invasión podría terminar desplazando a más de 7 millones de personas en “lo que podría convertirse en la mayor crisis humanitaria en nuestro continente europeo en muchos, muchos años”. Ha pedido a todos los estados que concedan asilo a los refugiados ucranianos hasta por tres años.

Los países europeos están dando un paso adelante con entusiasmo para hacer frente a la crisis. Los medios de comunicación están llenos de historias conmovedoras: “Los moldavos abren sus corazones y sus hogares a los refugiados”, “Gran Bretaña anuncia el programa ‘Hogares para Ucrania’ para patrocinar a los refugiados”, “Los berlineses abren sus corazones y sus hogares a los que huyen del conflicto en Ucrania”, “Mapa que muestra el número de los polacos dispuestos a aceptar a los refugiados ucranianos en sus hogares es dar esperanza a todos”, una muestra aparentemente interminable de simpatía y, lo que es más importante, de ayuda material. 

Lo que no escuchamos son las quejas frecuentes sobre refugiados que “recargan” a los estados receptores; en cambio, sólo la preocupación humanitaria y la voluntad de compartir. Esto es inspirador; es exactamente cómo una comunidad global debería reaccionar ante una población vulnerable que corre por sus vidas. Entonces, ¿por qué esta respuesta parece aplicarse sólo a los blancos?

En los últimos 11 años, 6,8 millones de sirios se han convertido en refugiados y solicitantes de asilo de una guerra tan sangrienta como la de Ucrania. A excepción de Alemania y Suecia, la mayoría de los países occidentales se han negado a albergarlos en cantidades significativas. Millones de refugiados han tratado de ingresar a Europa debido a la violencia mortal en Afganistán e Irak. Se han enfrentado a “una reacción violenta de nativismo político” en los mismos países que ahora dan la bienvenida a los ucranianos.

El ejército en Hungría está permitiendo la entrada de ucranianos a través de secciones de la frontera que habían sido cerradas. El primer ministro húngaro de línea dura, Viktor Orban, ha llamado previamente a los refugiados una amenaza para su país, y su gobierno ha sido acusado de enjaularlos y matarlos de hambre.

“Más al oeste, el canciller Karl Nehammer de Austria dijo que ‘por supuesto que aceptaremos refugiados si es necesario’ a la luz de la crisis en Ucrania. El otoño pasado, cuando se desempeñaba como ministro del Interior, Nehammer trató de bloquear a algunos afganos que buscaban refugio después de que los talibanes derrocaran al gobierno en Kabul.

“’Es diferente en Ucrania que en países como Afganistán’, dijo durante una entrevista en un programa de televisión nacional. ‘Estamos hablando de ayuda entre vecinos’”.New York Times, 26-02-22

Horrorosas historias se están contando de guardias fronterizos polacos que asaltan y expulsan a refugiados de África, al mismo tiempo que dan la bienvenida a ucranianos blancos. Según informes, el ejército ucraniano también ha discriminado a los refugiados no blancos, enviándolos al final de la cola en las estaciones de tren y en los puestos fronterizos cuando intentaban huir de la guerra.

Y luego está Estados Unidos. La administración de Biden y el Congreso están discutiendo con urgencia cómo ayudar a los refugiados ucranianos. Casi de la noche a la mañana, miles de millones de dólares se han asignado para que reciban ayuda en alojamiento y servicios en Europa. El presidente dice que les “daremos la bienvenida a los refugiados ucranianos con los brazos abiertos” si llegan a nuestras fronteras. Ya ha extendido el Estatus de Protección Temporal (TPS) a los inmigrantes ucranianos que ahora se encuentran en los Estados Unidos. Aparentemente a algunos ucranianos se les permite cruzar libremente a los EEUU desde México. Esto es admirable. 

Pero este es el mismo gobierno que rechazó a más de 1.100.000 solicitantes de asilo el año pasado, utilizando el falso pretexto del covid-19. El mismo gobierno que obligó a decenas de miles de haitianos, solicitantes de asilo, a subir a aviones de deportación de regreso al caos mortal, de dónde habían escapado arriesgando sus vidas. El mismo gobierno que expulsó ilegalmente a cientos de miles de refugiados de América Central que huyen de la violencia, la indigencia y los desastres climáticos causados ​​en gran parte por el mismo Estados Unidos. Estos refugiados ahora enfrentan abusos brutales mientras están varados en México. 

¿Transformará el aumento masivo de apoyo a los ucranianos, el venenoso discurso sobre los refugiados en Europa? En los EEUU, ¿el racismo generalizado hacia los refugiados de color, puesto de relieve por la crisis de Ucrania, finalmente dará paso a un respeto más pleno por los derechos humanos universales? Podemos esperar que sí. Y podemos luchar para que eso suceda.

¿QUÉ PODEMOS HACER?

En solidaridad y cuidado colectivo,

Jackson Heights Immigrant Solidarity Network (JHISN)

Siga a @JHSolidarity en Facebook y Twitter y comparta este boletín con amigos, familiares, vecinos, redes y colegas para que puedan suscribirse y recibir noticias de JHISN. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.