Boletin de JHISN 17/04/2021

Queridos amigos,

Ahora que la primavera comienza a florecer alrededor nuestro, les ofrecemos un boletín con una mirada esperanzadora en el futuro y damos un gran hurra a los trabajadores inmigrantes por su victoriosa lucha logrando ayuda financiera por la pandemia. ‘Casa de Futuros’ es así como el Centro Corona denomina a su espacio colectivo y centro cultural, construido en el corazón del barrio de Corona. Compartimos con Uds. la historia de este espacio vibrante liderado por inmigrantes e invitamos a que apoyen su campaña de recaudación de fondos para cubrir el arriendo del 2021. En este tercer boletín consecutivo, informamos sobre la lucha histórica, ¡y felizmente exitosa! que incluyó miles de millones de dólares en el presupuesto del estado de Nueva York para trabajadores indocumentados, incluyendo decenas de miles de residentes de Queens.

Puntos destacados del boletín:

  1. ¡Ayude a mantener el Centro Corona prosperando!
  2. Victoria para la Coalición del Fondo para Trabajadores Excluidos

1. Centro Corona – una Casa de Futuros

Mucho antes de que el COVID-19 cayera sobre nosotros y la ‘ayuda mutua’ se convirtiera repentinamente en una frase común, Centro Corona ya hacía eco de la tradición mutualista que viene de tiempos y culturas pasadas (la de Texas y México de los 1800). Al igual que los Mutualistas que proveían ayuda para las familias de clase trabajadora, esta casa comunitaria de Central Queens coloca la cooperación, la protección y el apoyo de la comunidad como sus principios guías de acción. Su acción mas reciente, es una campaña de recaudación de fondos para asegurar que el Centro Corona pueda continuar operando desde dentro y para la comunidad, por el resto del año.

Sus orígenes vienen del arte creativo, Centro Corona ha surgido de múltiples pasados. En 2006, Tania Bruguera concibió el Immigrant Movement International (IMI de Corona), un análisis de la artista de la representación política y las condiciones de los migrantes en varias ciudades del mundo. Finalmente, con fondos del Queens Museum en el 2011, su “concepto de arte util” se implementó en un local llamado IMI-Corona en Roosevelt Ave. Allí se invitó a la comunidad a utilizar este espacio, con la intención de que el sitio de artes culturales se convirtiera en un agente cívico para realizar talleres comunales. 

Los artistas locales y los portadores de la cultura vinculados largamente con la comunidad mayormente migrante en Corona, comenzaron a trabajar dentro de este espacio. Para el 2013, ellos mismos trabajaron para crear un consejo comunitario con el objetivo de independizarse del IMI. Sin embargo, su proceso de reinvención fue interrumpido cuando el propietario los desalojó en 2018. Que un espacio comunitario no capitalista fuera desalojado por un propietario que buscaba su beneficio financiero resultó muy humillante, pero los miembros voluntarios se unieron y re-construyeron el Centro Corona en la 47th ave y 104th Street. Ellos continuaron utilizando la experiencia, el liderazgo y el conocimiento de la gente desde la clase trabajadora, de los migrantes, jóvenes, mujeres, comunidades trans, queer y de género no conformes, para labrarse un futuro propio e imaginado colectivamente.

Algunos de los coordinadores y voluntarios del Centro Corona resaltan que cuando las personas se encuentran y se reúnen, hay tanto que celebrar asi como educarse sobre justicia social. La mitad de la ecuación de su éxito resulta cuando alguien viene con ciertas habilidades e intereses para compartir. La otra mitad es cuando esas mismas personas regresan, pero ya para apoyar con la tarea diaria, la educación sexual o los programas de capacitación en seguridad comunitaria. La gente vuelve para seguir estando juntos.

“Durante el año, el espacio está lleno de reuniones de organización política y eventos culturales, proyecciones de películas, lecturas de poesía, celebraciones y grupos de discusión. Allí han nacido muchas campañas, y nacerán muchas más. Este espacio genera constantemente nuevas ideas y conexiones ”. Jenny Akchin @jennyaction

COVID forzó el cierre de sus puertas en marzo del 2020. Centro Corona junto con Barrios de Queens Unidos, Proyecto Haijra desarrollaron una Red de Ayuda Mutua, que en tan solo 13 semanas, ayudó a más de 80 familias. Repartiendo alimentos, apoyando las necesidades de salud y brindando asistencia en efectivo; los voluntarios también controlaron el bienestar de los vecinos, ofrecieron también apoyo emocional en casos de muerte y duelo, así como reuniéndose  para charlar por internet, como un descanso de los problemas diarios. En un determinado momento llegaron a apoyar a cientos de familias de la comunidad, en tiempos en el que los programas del gobierno federal y estatal les negaron apoyo. 

El invierno trajo consigo mas desafios por una posible segunda ola de COVID, estrés económico por la pérdida de trabajo y preocupaciones sobre la salud mental y emocional de sus hijos. Pero últimamente, las conversaciones parecen haber cambiado a medida que la gente empieza a pensar en nuevos futuros. Las familias en el programa de Ayuda Mutua han pasado de hablar de la incertidumbre sobre las noticias de la vacunación COVID a las discusiones sobre las personas que ya se han vacunado. Y el Centro Corona está mirando a lo que le depara el futuro. ¿Cómo usarán su garaje / jardín para reuniones comunitarias? ¿Podrán reabrir como esperan en el verano? ¿Qué significará reabrir mientras COVID todavía está con nosotros? Saben que no se verá exactamente igual que antes … con la dirección de la comunidad, están determinando las mejores formas de usar este espacio. 

A diferencia de los Mutualistas que se cerraron  casi por completo por la Gran Depresión, tenemos la oportunidad de asegurar que Centro Corona continúe siendo una casa de futuros para nuestra comunidad. Su gasto principal no son los programas que ejecutan, sino los $ 3,800 mensuales que pagan en alquiler por su espacio. La semana pasada, como parte de una campaña para recaudar fondos ($ 50,000) por mantener su espacio durante el resto del año, el Centro Corona entretuvo a su comunidad en un evento en vivo desde Facebook. Animamos a nuestros lectores a que done lo que pueda para apoyar al Centro Corona como un espacio comunitario compartido de reflexión colectiva, estímulo, ayuda mutua, expresión artística, acción política, educación popular, prosperidad cultural y supervivencia; un lugar de nutrición para el cuerpo, la mente y el espíritu. 

¿QUÉ PODEMOS HACER?

2. $ 2.1 mil millones para el presupuesto con justicia para los trabajadores excluidos

“Hoy, nuestro trabajo ha sido reconocido. Nuestra dignidad ha sido reconocida y nuestra dignidad se ha elevado al aprobar este fondo…. Son más de $ 2.1 mil millones de dólares. En realidad, es un reconocimiento a los trabajadores indocumentados. Este es el futuro. Este es el futuro que dejamos atrás para nuestros hijos y un recordatorio para aquellos que dudaban de nosotros. Esta es la prueba de que lo hicimos “. Ana Ramírez, huelguista de hambre original (QNS.com, 8/4/21)

En lo que está siendo aclamado como una victoria histórica, el estado de Nueva York aprobó su presupuesto el 6 de abril incluyendo un Fondo de $ 2.1 mil millones para apoyar a los trabajadores en su mayoría inmigrantes e indocumentados, que aún no han recibido un dólar en apoyo federal o estatal desde el inicio de la pandemia. Más de 192,000 neoyorquinos indocumentados, que pagan aproximadamente $ 1.4 mil millones en impuestos anuales, perdieron sus trabajos durante la crisis y ahora serán elegibles para un pago único de hasta $ 15.600 en beneficios retroactivos de desempleo y del estímulo económico. Para los trabajadores indocumentados de Jackson Heights y de otros lugares más, el fondo es un bálsamo de alivio para ayudar a cubrir los pagos atrasados de alquiler ​​y deudas acumuladas, mientras que los trabajadores siguen luchando por evitar una devastación económica. El Instituto de Política Fiscal estima que 290,000 trabajadores en todo el estado se beneficiarán del Fondo de Trabajadores Excluidos, incluyendo hasta 58.000 residentes de Queens.

Este primer fondo del país para trabajadores inmigrantes excluidos, es el resultado de meses de movilización y elaboración de estrategias por parte de grupos defensores de los derechos de los inmigrantes y de sus aliados, como Make the Road NY, New York Immigration Coalition y New York Communities for Change. A mediados de marzo, La coalición Fund Excluded Workers para presionar a los legisladores, lanzó una huelga de hambre de 23 días donde participaron inmigrantes indocumentados, y que terminó solo después de la aprobación exitosa de este fondo.

Sin embargo, la huelga de hambre no aseguró el fondo total de $ 3.5 mil millones que habría proporcionado equidad con lo que otros trabajadores recibieron: beneficios por desempleo y dos cheques de estímulo durante el año pasado. Recientemente, los presos fueron excluidos del acceso al fondo. Y para colmo, las restricciones de último momento introducidas por el equipo del gobernador Cuomo, amenazan con excluir a muchos trabajadores indocumentados de acceder al nivel más alto de beneficios contemplado en la ley. Los activistas fueron cautelosos cuando declaraban la gran victoria de los trabajadores inmigrantes, al mismo tiempo que condenaban las desigualdades que continúan plagando a las comunidades de color que son la clase trabajadora, y que han sido las más devastadas por la pandemia. 

[M] ientras celebramos la noticia de hoy, el hecho de que los trabajadores necesiten luchar por estos fondos es una farsa. La pandemia ha dejado claro que el bienestar de nuestras comunidades está interconectado y la exclusión de algunas personas nos lastima a todos. También ha dejado al descubierto exclusiones racistas en nuestra red de seguridad social que impiden que algunos trabajadores reciban un apoyo básico que es esencial para la supervivencia. Esperamos que la gente de todo el país se sienta inspirada por la valentía de los trabajadores en Nueva York para poner fin a este sistema injusto de una vez por todas “. Bianca Guerrero, coordinadora de la coalición Fondo de Trabajadores Excluidos

Y, de hecho, inspirados por Nueva York, más de 30 trabajadores indocumentados en Nueva Jersey están ahora en huelga de hambre exigiendo que el estado les proporcione beneficios de desempleo y estímulo para trabajadores inmigrantes esenciales, pero excluidos. 

¿QUÉ PODEMOS HACER?

  • Celebrar. ¡Las luchas de trabajadores e inmigrantes pueden ganar y claro que las ganan! Apoye a los huelguistas de hambre en Nueva Jersey y siga a Make the Road New Jersey aquí. Si se puede!
  • Compartir este guía re: acceder al fondo con vecinos, activistas y miembros de la comunidad.

En solidaridad y con cuidado colectivo,

Jackson Heights Immigrant Solidarity Network (JHISN)

Siga a @JHSolidarity en Facebook y Twitter y comparta este boletín con amigos, familiares, vecinos, redes y colegas para que puedan suscribirse y recibir noticias de JHISN. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.