Boletin de JHISN 15/05/2021

Queridos amigos,

 Va nuestro saludo a cada uno de ustedes, nuestros queridos lectores, mientras continuamos encontrando nuestro camino en medio del desarrollo de esta pandemia. Para algunos de nosotros, esta es una temporada de vacunación y libertades anticipadas. Pero para otros, especialmente las familias inmigrantes del sur de Asia en Jackson Heights, es un tiempo de sufrimiento brutal. Los estragos causados por el Covid-19 están ardiendo en India, Nepal y otros lugares, debido a las desigualdades globales en riqueza y la realidad del apartheid de vacunas (falta de acceso a las vacunas), que conducen a diferencias abismales en vulnerabilidad y muerte. Gracias por continuar con nosotros para aprender e inventar cómo ser solidario en esta pandemia verdaderamente global. 

Pasaremos en esta semana a examinar cómo una fuerza laboral predominantemente inmigrante, la de los taxistas en Nueva York, muchos provienen del sur de Asia; son residentes y vecinos aquí en Queens, y están luchando por su supervivencia.           

Los taxistas inmigrantes de Nueva York buscan justicia y alivio de la deuda  

Si usted es propietario-conductor, está esposado a ese timón y sin una solución real, literalmente se encuentra en cadena perpetua dentro de una prisión de deudores.   –Bhairavi Desai, Alianza de trabajadores de taxis de Nueva York

Ahogados en deudas y devastados por Covid, los conductores de taxis amarillos de Nueva York, casi todos inmigrantes, están llevando a cabo una campaña militante a largo plazo para obtener ayuda y responsabilidad del gobierno local que hasta ahora ha traicionado sistemáticamente sus intereses. Unidos bajo la bandera de la Alianza de Trabajadores Taxistas de Nueva York (NYTWA), exigen justicia y se resisten a una maniobra cínica del alcalde de Blasio destinada a socavar su lucha.

De 2002 a 2014, la Comisión de Taxis y Limosinas de la Ciudad de NY, repleta de compinches de Guiliani y Bloomberg, supervisó una gran burbuja creada artificialmente con el precio de los medallones de taxi (permiso necesario para operar taxi amarillo). Los banqueros y financistas relacionados con los funcionarios de la ciudad se enriquecieron subiendo los precios de los medallones, elevándolo de alrededor de $ 200,000 a más de un millón de dólares. Los conductores fueron “engañados a sabiendas” por la Alcaldia; animados a contraer préstamos predatorios como una inversión supuestamente inmejorable para su futuro. Las administraciones de Bloomberg y de Blasio aprovecharon la burbuja para cosechar cientos de millones de dólares con las ventas de medallones de taxi y recaudando impuestos sobre las ventas privadas. Usaron este dinero para equilibrar sus presupuestos y financiar proyectos que ellos favorecian.

Pero cuando estalló la burbuja, los conductores se quedaron con niveles de deuda impagables. En un momento, los precios de los medallones cayeron a menos de $ 150,000. Hoy, un medallón vuelve a venderse por unos 200.000 dólares; mientras tanto, el conductor promedio debe a los bancos y compañías financieras más de $ 500,000. Casi mil conductores están arruinados y varios se han suicidado.

Por si fuera poco, cuando los conductores de taxis amarillos se tambaleaban por este desastre personal y financiero, la Alcaldia permitió que Uber y Lyft inundaran la ciudad con decenas de miles de autos de “taxis privados”, competidores de los taxis amarillos, que ni siquiera estaban obligados a comprar un medallón. Este fue un duro golpe para el negocio de los taxis, que sigue estando estrictamente regulado. En 2018, el gobierno de la ciudad finalmente puso algunos límites a la cantidad de los llamados autos “app”. Pero ya se había hecho un gran daño una vez más, al sustento de los conductores de taxis amarillos.  

Pero como si esto no fuera suficiente sufrimiento, la pandemia hizo que el uso de los taxis en la ciudad cayera en picada. Además, al igual que otros trabajadores inmigrantes esenciales, muchos taxistas y sus familias se enfermaron o sufrieron muertes.

Pero la NYTWA se ha negado a ceder. Mostrando resistencia y determinación, están utilizando todas las tácticas disponibles para buscar justicia. Han hecho demostraciones y presionado y desfilado en carros al DC, han cerrado el puente de Brooklyn en dos ocasiones, bloqueándolo con los taxis estacionados. Tambien se apoderaron de Times Square. Exigieron y ganaron el derecho a vacunarse como trabajadores imprescindibles. Como foco central de su lucha, la NYTWA formuló y ahora está promoviendo un plan integral para el alivio de los taxistas, que ha sido introducido en la legislatura de Nueva York y adoptado por los progresistas en todo el estado y a nivel nacional. El plan le pide a la Alcaldía que garantice y ayude a reestructurar los préstamos insostenibles. También pone un límite a los pagos mensuales de la hipoteca y les da a los conductores en ejecución hipotecaria la oportunidad de recuperar sus medallones. Mientras tanto, NYTWA también se acercó y se unió a los “controladores de aplicaciones”, que tienen sus propios problemas con las corporaciones depredadoras. De hecho, ha sido una demanda de NYTWA la que ganó el pago total por desempleo para los conductores de Uber y Lyft.

Al verse sometido a una presión política y legal sostenida, a principios de marzo de 2021, el alcalde de Blasio reveló repentinamente su propio plan de “ayuda”. Denunciado como patéticamente inadecuado por la NYTWA, propone usar parte del dinero de estímulo federal esperado por el coronavirus de la Ciudad para hacer flotar préstamos de $ 20,000 para algunos conductores individuales y $ 9,000 para ayudar a reestructurar los préstamos medallón. Como señalan los trabajadores de los taxis, la mayor parte de este dinero iría directamente a manos de prestamistas y agencias de cobro de deudas, sin afectar significativamente las pesadas cargas financieras de los conductores. “El plan del alcalde es una traición vergonzosa de una ciudad que ya tiene las manos manchadas de sangre”, dijo Bhairavi Desai, director de NYTWA. Desai comentó algo más esta semana para JHISN: “Nos mantenemos alerta para encontrar una solución que sea integral, duradera y, fundamentalmente comunitaria. Nos negamos a estar divididos y adoptar un enfoque individual como lo ha hecho la alcaldía. Ninguno de nosotros sobrevive si alguno de nosotros falla”. Por su parte, De Blasio hasta ahora se ha negado rotundamente a considerar la propuesta de NYTWA, a pesar de que costaría menos que su plan. 

Los taxistas no muestran señales de que la maniobra del alcalde los desvíe de sus objetivos. Decenas de manifestaciones se han realizado frente al Ayuntamiento, en Gracie Mansion y en Albany, desde que se anunció el plan defectuoso de De Blasio. Los políticos, entre ellos Jessica Ramos, Chuck Schumer, Scott Stringer, y Letitia James, han salido fuertemente a apoyar el plan de alivio de NYTWA. Esta en marcha una demanda colectiva por parte de los conductores, que exige la restitución de $ 2.5 mil millones, lo que puede aumentar la presión para un acuerdo justo por parte de la Alcaldía. La larga lucha de los taxistas por la justicia parece estar retomando nuevamente el vuelo.

Realmente esto no parece Estados Unidos. Porque yo conozco este país, sé que la justicia será lenta; pero estoy seguro de que no se nos negará. Un día. Un día la verdad saldrá a la luz, y todo lo malo que ellos nos hicieron, porque somos inmigrantes, lo tendrán que pagar.  –Mouhamadou Aliyu, taxista

¿QUÉ PODEMOS HACER?

  • Únase a las protestas de NYTWA. El horario está en su página de Twitter: @NYTWA
  • Llame al 311 y dígale al alcalde de Blasio que apoya el plan de los conductores
  • Haga una donación al Fondo de Cocina Comunitaria de NYTWA para ayudar con alimentos y suministros de protesta

En solidaridad y con cuidado colectivo,

Jackson Heights Immigrant Solidarity Network (JHISN)

Siga a @JHSolidarity en Facebook y Twitter y comparta este boletín con amigos, familiares, vecinos, redes y colegas para que puedan suscribirse y recibir noticias de JHISN.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.