Boletin de JHISN 05/02/2022

Estimados amigos:

Damos la bienvenida a nuestros lectores al Año del Tigre, inaugurado por más de mil millones de personas que celebraron el Año Nuevo Lunar la semana pasada, incluidos cientos de miles de residentes asiáticos y asiático-estadounidenses aquí en Queens. JHISN destaca el nuevo año, con una mirada retrospectiva al extraordinario trabajo hecho en el 2021, por grupos locales defensores de los derechos de los inmigrantes.

Muchos de nosotros hemos visto los recientes titulares sobre el fatal deslizamiento de tierra en Quito, ciudad capital de Ecuador, luego de casi 24 horas de lluvia continua. No todos sabemos que los ecuatorianos componen una comunidad muy grande de inmigrantes aquí en el centro de Queens. Contaremos sobre la historia y el reciente aumento de la migración de Ecuador, que también es una historia sobre Jackson Heights hoy.  

Puntos destacados del boletín:

  1. Rutas de migrantes de Ecuador a Jackson Heights
  2. Grupos locales defensores de derechos de los inmigrantes @2021

1. Inmigrantes ecuatorianos en el corazón de JH

“Si tienes sueños, puedes cumplirlos, siempre y cuando te sientas orgulloso de quién eres y a dónde vas. El resto solo depende de tu trabajo”.  —José Juan Paredes, músico

Los ecuatorianos conforman el grupo de inmigrantes más grande de nuestra comunidad: más de 100,000 en Queens y más de 20,000 solo en el área de Jackson Heights. En los últimos años, el coronavirus y otros factores han provocado una nueva oleada migratoria que está trayendo más ecuatorianos a nuestro barrio.

Ecuador es muy diverso geográfica, social y políticamente. Se reconocen oficialmente el español, el quechua, el shuar y otras lenguas indígenas. Las provincias andinas del norte formaron parte del Imperio Inca y tienen mucho en común con Perú y Colombia, mientras que en la región costera del Pacífico existe una fuerte cultura afroecuatoriana. La región oriental de la selva tropical es el hogar de varios pueblos nativos. Y Ecuador es en sí mismo, el hogar de la población de refugiados más grande de América Latina, en su mayoría colombianos que huyen del conflicto en su propio país. 

Las razones por las que los ecuatorianos emigraron a los EEUU, también son diversas, pero a menudo involucran crisis económicas. La primera ola de inmigrantes siguió al colapso en el mercado de los sombreros Panameños (hechos por mujeres ecuatorianas) en 1947. Una segunda ola de migración a principios de la década de 1980, fue causada por una crisis petrolera y un colapso económico, que llevó a la bancarrota a muchos agricultores pobres. A fines de la década de 1990, la tasa de pobreza nacional subió al 56% debido a los bajos precios del petróleo, las inundaciones y la inestabilidad política. Hasta un millón de ecuatorianos emigraron en esos años, de una población total de aproximadamente 18 millones. 

Ahora, Covid ha desencadenado otra ola de migración. La pandemia devastó la economía de Ecuador, que ya estaba en apuros, y provocó la pérdida de cientos de miles de puestos de trabajo. El número de ecuatorianos que llegaron a los EEUU, alcanzó su punto máximo el verano pasado: en julio, las autoridades estadounidenses detuvieron a 17,314 ecuatorianos en la frontera sur, en comparación con las 3,598 detenciones de enero. 

Otros factores han contribuido a la reciente migración ecuatoriana. A partir del 2018, México permitió el ingreso de ecuatorianos sin visa. Esto ofreció a los ecuatorianos un acceso más fácil a la frontera con Estados Unidos. (México canceló esta política en agosto del 2021, lo que hizo que la migración se hiciera más ardua y peligrosa). Además, los ciudadanos ecuatorianos, a diferencia de los migrantes de América Central, no fueron objeto de exclusión automática bajo las draconianas regulaciones de “salud pública” del Título 42. Finalmente, muchos ecuatorianos esperaban que Joe Biden fuera más amigable con los inmigrantes.

Los ecuatorianos juegan un papel importante en la economía y la cultura de Nueva York. Representando a todas las clases sociales, trabajan como profesionales y dueños de negocios, hasta jornaleros limpiando casas. Como sabemos, hay muchos restaurantes cuyos propietarios son ecuatorianos. Pero también, los trabajadores ecuatorianos indocumentados son un pilar de toda la industria de restaurantes. Muchos inmigrantes ecuatorianos también trabajan en la construcción, a menudo realizando los trabajos más peligrosos y más difíciles .

La Alianza Ecuatoriana Internacional (International Ecuadorian Alliance), ubicada en Corona Plaza, es un centro comunitario respetado para inmigrantes ecuatorianos. Fundada por Walter Sinche en 1994 para combatir la violencia y el racismo contra los inmigrantes latinoamericanos, se ha convertido en una organización multifacética sin fines de lucro que aboga por la justicia de los inmigrantes al mismo tiempo que brinda educación y suministros de salud pública, capacitación laboral y actividades culturales que incluyen música y danza. El Centro Cultural Ecuatoriano Americano, ubicado en Long Island City, es otra institución importante para los inmigrantes. EACC ofrece una amplia programación cultural, así como tutorías.

Como muchas comunidades de inmigrantes, los ecuatorianos estadounidenses están subrepresentados en la política electoral. Cuando Francisco Moya se convirtió en asambleísta estatal por el Distrito 39 en 2017, fue el primer ecuatoriano estadounidense elegido para un cargo público en los EEUU (Moya representa actualmente el Distrito 21 del Concejo Municipal de Nueva York). Será interesante ver cómo los votos de los ecuatorianos estadounidenses influiran en la política local cuando la  votación de los no ciudadanos entre en vigencia en el 2023.

¿QUÉ PODEMOS HACER?

2. Un año de luchas y victorias // 2021

En 2021 nos unimos ante las crisis que se agravaba cada vez más para cuidarnos unos a otros y ganar lo que necesitábamos para sobrevivir. Encontramos formas de conectarnos como pudimos, digitalmente a través del zoom, por teléfono y, a veces, en persona… Construimos soluciones a pesar de que todos decían que era imposible. Creamos el mundo que necesitábamos, poco a poco.”- DRUM ‘¡Únete y Organizate!’ video

No podemos realmente contar todo lo que los grupos locales, defensores de los derechos de los inmigrantes han enfrentado, y logrado durante este último año de crisis política y de pandemia. Pero les ofrecemos aquí, un recuento selectivo para dar una idea del compromiso inspirador en la defensa y la organización comunitaria, así como de su acción directa. 

DRUM (Desis Rising Up & Moving) es una organización dirigida por sus miembros, con sede en Jackson Heights, que ha estado organizando comunidades de la clase trabajadora del sur de Asia e Indo-Caribe, desde el año 2000. En medio de su compromiso por la justicia de género y el trabajo anual en su Instituto de Organización Juvenil, en el 2021, DRUM también construyó nuevas formas organizativas y de solidaridad. Los miembros participaron solidariamente en una huelga de hambre con los taxistas que obtuvieron al final un histórico alivio de su deuda de parte del municipio. DRUM también se organizó para unificar a los deliveristas latinos y del sur de Asia, construyendo solidaridad frente a una industria peligrosa y explotadora. Finalmente, lanzaron una nueva organización hermana, DRUM Beats, para participar en la política electoral y construir creativamente un ‘super poder local’.

Adhikaar, es un grupo de justicia para inmigrantes liderado por mujeres en Elmhurst, que sirve a la comunidad de habla nepalí desde el 2005. En julio del 2021, Adhikaar celebró una victoria histórica: el proyecto de ley que amplía enormemente las protecciones legales, y económicas para los trabajadores domésticos, fue aprobada por el Consejo de la Ciudad de Nueva York. Adhikaar y los socios de la coalición también introdujeron la Campaña NYC Care, cuyo objetivo es obtener seguro y beneficios para más de 200 000 trabajadores domésticos y de cuidados, principalmente mujeres inmigrantes de color. Adhikaar también ayudó a liderar la lucha, en el 2021, por una Ley de Derechos de los Trabajadores Domésticos de Nueva Jersey para garantizar los derechos legales de los 50,000 trabajadores domésticos de ese estado.

Adhikaar fue invitada a la Casa Blanca en el verano del 2021, para participar en una mesa redonda sobre los derechos de los inmigrantes, con la vicepresidenta Kamala Harris. Y aquí, cerca de casa, continuaron brindando ayuda a los vecindarios durante la actual crisis del Covid, distribuyendo fondos de ayuda de emergencia a miembros de la comunidad excluidos de la ayuda federal, y trabajando con NY Immigration Coalition para distribuir cupones de alimentos a más de 900 hogares.

El Street Vendor Project, que representa a unos 2,000 vendedores ambulantes de la ciudad de Nueva York, continuó en el 2021, impulsando una legislación municipal que despenalice la venta ambulante, y brinde protección a una fuerza laboral inmigrante, que literalmente, alimenta a Nueva York. En mayo, el Proyecto de Vendedores Ambulantes organizó una acción directa muy publicitada en Hudson Yards, donde los vendedores habían sido desplazados por la policía de Nueva York a pedido de los promotores inmobiliarios.

En septiembre del 2021, cuando el huracán Ida avanzó hacia el norte y las lluvias torrenciales azotaron nuestra ciudad, Queens Neighborhoods United (QNU) dio un paso adelante para brindar ayuda mutua, y apoyo financiero a los hogares de inmigrantes en el centro de Queens, devastados por la inundación de los sótanos.  

Make the Road New York (MRNY), organiza y empodera a las comunidades de inmigrantes latinos. Fundado en el 2007, MRNY tiene más de 23,000 miembros y una oficina local aquí mismo en Roosevelt Avenue. En el 2021, MRNY brindó información y educación acerca del Covid a 40,000 personas; sirvió a 1,100 semanalmente con las despensas de alimentos de MRNY; y vacunó a 1000 en eventos comunitarios. Como líderes en la lucha de la coalición para financiar a los trabajadores excluidos, MRNY celebró la gran victoria cuando se obtuvo el primer fondo estatal de la nación que entregó $2.1 mil millones a trabajadores inmigrantes excluidos del desempleo de emergencia federal y el alivio de estímulo pandémico.

MRNY también ayudó a ganar $500 millones para crear un currículum escolar que refleje la diversidad cultural de los estudiantes de la ciudad de Nueva York y $4.2 mil millones en fondos para distritos escolares con grandes necesidades. Después de una campaña de una década, Make the Road celebró la derogación en el 2021 de la ley Walking While Trans, que detenia y criminalizaba a las personas de color de la comunidad TGNCIQ de bajos ingresos. De cara al futuro, MRNY lanzó planes en el 2021, para abrir un nuevo centro comunitario de tres pisos, y 24,000 pies cuadrados en Queens en el 2022.

Chhaya CDC, es otra organización con sede en Jackson Heights, enfocada en vivienda y justicia económica para las comunidades del sur de Asia e Indo-Caribe. En el 2021, cuando azotó el huracán Ida, Chhaya estuvo lista para asumir un papel de liderazgo en la ayuda a los hogares de inmigrantes devastados por las inundaciones y los daños a la propiedad. Llamaron a más de 200 puertas para brindar recursos y distribuyeron más de $53,000 en fondos de ayuda de emergencia. Chhaya también organizó actividades comunitarias multilingüe (en bengalí, hindi, nepalí, tibetano e inglés) sobre el Programa de Asistencia de Emergencia para el Alquiler para ayudar a los hogares amenazados con desalojo debido a la pandemia.

NICE (New Immigrant Community Empowerment), es una organización defensora de los derechos de los inmigrantes, y un centro de trabajadores jornaleros en Jackson Heights, que durante más de dos décadas, ha ofrecido solidaridad y capacitación laboral a los jornaleros, trabajadores domésticos e inmigrantes recién llegados. En el 2021, NICE amplió su rol como una organización comunitaria, ayudando a miles de hogares de inmigrantes a capear la pandemia al proporcionar víveres, comida caliente, información precisa de Covid y lugares de vacunación confiables. Al mismo tiempo, NICE organizó múltiples mítines, vigilias y viajes a Washington DC, para abogar por la reforma migratoria. Su campaña principal, “11 DÍAS PARA 11 MILLONES”, exigió que la administración Biden cumpliera su promesa de ciudadanía para 11 millones de inmigrantes. A mediados de noviembre, un día antes de la culminación de los 11 días de acción, hicieron una marcha de ’11 millas por los 11 millones’, que comenzó en Columbus Circle y terminó en Union Square, Manhattan.

¿QUÉ PODEMOS HACER?
  • Si tiene la capacidad financiera, ¡considere apoyar el trabajo de cualquiera de las organizaciones anteriores! Simplemente haga clic en el nombre de la organización y vaya a DONAR en su página. 

En solidaridad y con cuidado colectivo,

Jackson Heights Immigrant Solidarity Network (JHISN)

Siga a @JHSolidarity en Facebook y Twitter y comparta este boletín con amigos, familiares, vecinos, redes y colegas para que puedan suscribirse y recibir noticias de JHISN. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.