Boletin de JHISN 03/04/2021

Queridos amigos, 

Desde que enviamos nuestro último boletín hace dos semanas, los trabajadores inmigrantes excluidos han continuado su huelga de hambre exigiendo la inclusión de un Fondo para Trabajadores Excluidos en el presupuesto del estado de Nueva York. El ‘Ayuno por los Olvidados’ ha reunido a trabajadores, madres, tías, hermanos, esposos, hermanas, abuelas, personas mayores y a nuestros vecinos, quienes están arriesgando sus vidas para obtener ayuda de emergencia para los trabajadores indocumentados durante esta pandemia. Seguimos cubriendo esta huelga histórica a continuación.

También informaremos sobre una victoria legislativa reciente que ha sido celebrada por grupos locales defensores de los derechos de los inmigrantes. La Cámara de Representantes del Congreso ha aprobado el proyecto de Ley de Promesa y Sueño Americano del 2021, que es un paso importante hacia la creación de un posible camino a la ciudadanía para los soñadores, los titulares de TPS y otros inmigrantes. 

Puntos destacados del boletín:

  1. ‘Ayuno por los Olvidados’ entra en su tercera semana 
  2. Nuevo proyecto de Ley promete un camino a la ciudadanía para más de 4 millones de inmigrantes  

1. Continúa la huelga de hambre mientras se prolongan las conversaciones sobre el presupuesto estatal

“Estamos aquí porque hemos sufrido bastante. Ya hemos soportado un año de hambre. ¿Qué importa aguantar dos o tres semanas más con el propósito de conseguir algo que merecen … Nuestros estómagos piden comida, pero nuestros corazones piden justicia ”. –Veronica Leal, huelguista de hambre (Documented, 31 de marzo de 2021)

Ahora en su tercera semana, con huelguistas de hambre en sillas de ruedas y enfrentando graves riesgos para su salud, el ‘Ayuno por los Olvidados’ es un desafío ahora para nosotros. ¿Qué vamos a hacer si los trabajadores inmigrantes e indocumentados se niegan a poner fin a su huelga hasta que la legislatura del estado de Nueva York apruebe un ‘presupuesto justo’? ¿Cómo medir nuestra propia hambre de justicia cuando es tan fácil olvidar que casi un cuarto de millón de inmigrantes indocumentados de Nueva York, han sido excluidos durante más de un año, de toda ayuda de emergencia del gobierno durante la pandemia? ¿Qué significa para nosotros saber que muchos trabajadores que han abastecido los estantes de los supermercados, han distribuido comida al paso, le han servido la comida y han lavado los platos a aquellos que se aventuraron a comer afuera, están hambrientos? Y tienen familias y niños que también tienen hambre.

La coalición #FundExcludedWorkers, liderada por inmigrantes neoyorquinos, ha estado movilizando presión política desde el verano pasado para elevar los impuestos a los ricos con el fin de aumentar los ingresos estatales para proteger financieramente a los trabajadores indocumentados devastados por la pandemia. El 16 de marzo, según ha informado JHISN, la coalición lanzó una huelga de hambre que ahora esta en su 19º día; junto con los huelguistas inmigrantes alojados en Judson Church en West Village, hay docenas más en todo el estado que participan en la huelga, en Westchester, Syracuse y Albany. Su objetivo es asegurar un fondo de $ 3.5 mil millones en el presupuesto del estado de Nueva York para los trabajadores excluidos. El presupuesto inicial propuesto sugiere un fondo de $ 2.1 mil millones, pero los huelguistas insisten en que nada menos de los $ 3.5 mil millones será suficiente para compensar retroactivamente a los trabajadores excluidos del apoyo de emergencia que no recibieron durante el año pasado.  

El presupuesto estatal estaba programado para aprobarse el 31 de marzo. Pero el plazo llegó y siguió de largo, así que las negociaciones continuarán este fin de semana. Los huelguistas de hambre continúan bebiendo agua y rechazando la comida. Día 20 … 21 … 22?

Desde el lanzamiento de la huelga de hambre, funcionarios electos y los candidatos a la alcaldía de la ciudad de Nueva York se han unido a la huelga de hambre en días específicos; los grupos defensores de los derechos de los inmigrantes y sus aliados han organizado huelgas de hambre por internet en solidaridad con ellos; se han realizado mítines frente a la oficina del gobernador Cuomo; han detenido simpatizantes por desobediencia civil en las calles; los políticos locales le han lavado los pies a los huelguistas en una acción simbólica rememorando el Jueves Santo; músicos, bailarines, artistas y narradores han puesto su creatividad al servicio de la lucha por el financiamiento a los trabajadores excluidos.    

¿Cómo ha respondido el gobernador Cuomo a esta histórica movilización? Hasta el 29 de marzo, el equipo de Cuomo había introducido nuevas barreras en la propuesta inicial del presupuesto presentado en la asamblea del estado, para limitar la capacidad de los trabajadores para acceder al fondo. Con las ‘píldoras venenosas’ propuestas por Cuomo se le pedirá a los trabajadores inmigrantes presentar números de ITIN, números de cuenta bancaria, y boletas de pago para poder recibir dinero del fondo. “No podemos seguir adelante con un Fondo para Trabajadores Excluidos que excluya a los trabajadores excluidos”, señaló Jessica Maxwell del Central New York Workers Center. Trabajadores inmigrantes y sus aliados se reunieron en Washington Square Park para denunciar las nuevas barreras y exigir que el proceso sea “flexible en su aplicación” para los trabajadores indocumentados. Si se implementaran las restricciones de Cuomo, la mayoría de los huelguistas no serían elegibles para los fondos por el cual están muriendo de hambre. 

Teniendo presente el ‘Ayuno por los Olvidados’ y la urgente necesidad del apoyo estatal a todos los trabajadores atrapados en la catástrofe pandémica, las palabras de una huelguista de hambre, Ana Ramirez, quien habló en una manifestación pública el día 5, pueden perseguirnos e inspirarnos:

“Quiero dejarle en claro a esta nación, la nación más importante del mundo, que ya no nos conformaremos con que nos digan ‘Buen trabajo’. Queremos que las leyes sean justas, porque es entonces cuando podemos trabajar con amor, con honor, con dignidad …  

“No soy solo yo, sino miles de familias, familias que fueron a la panadería a hornear el pan para que los ricos puedan comer cómodamente durante esta pandemia. Me olvidan, soy uno de los excluidos. Somos limpiadores de casas, obreros de la construcción. , trabajadores de restaurantes, trabajadores de tiendas minoristas, trabajadores de lavandería, todos los cuales han trabajado duro por esta nación … 

“Cuando el cuerpo se va agotando de sus minerales, las vitaminas que necesita, empiezas a temblar. Pero esto me da más fuerza. Porque ese es el hambre que enfrentan miles de familias trabajadoras…

” Y los ricos, los poderosos, los ladrones que no pagan impuestos, pudieron atravesar la pandemia con comodidad y tranquilidad, pero los pobres no pedimos nada. 

“Quiero decirles a todos que mi huelga de hambre apenas comienza. Porque si quieren verme morir de hambre, lo harán”.

Ana Ramírez, en huelga desde el primer día.

¿QUÉ PODEMOS HACER?

  • De inmediato Comuníquese con los legisladores estatales para expresar su apoyo al Fondo de Trabajadores Excluidos de $ 3.5 mil millones.
  • Siga las actualizaciones diarias de la huelga de hambre, los eventos de solidaridad y las campañas en las redes sociales en el sitio web Fund Excluded Workers y en Instagram
  • Consulte el Kit de herramientas de acción de aliados con instrucciones sobre cómo organizar su propia huelga de hambre solidaria y comuníquelo a través de las redes sociales.
  • Haz una donación al fondo Strike Support aquí.

2. El camino hacia la ciudadanía podría abrirse para millones

“Ayer, una vez más, hicimos historia con la aprobación del proyecto de Ley de la Promesa y Sueño Americano (HR 6). Esta legislación, que fue aprobada ayer con apoyo bipartidario por una votación de 228 contra 197, es un paso histórico hacia la corrección de las injusticias en el sistema de inmigración de Estados Unidos. … Esta es realmente una victoria de las organizaciones de base”. Pabitra Khati Benjamin, Adhikaar (correo electrónico, 19 de marzo del 2021)

Más de 4 millones de inmigrantes indocumentados podrían acceder a la ciudadanía en virtud de un proyecto de ley aprobado el mes pasado por la Cámara de Representantes de los Estados Unidos.

Si bien el proyecto de Ley potencialmente enfrenta una empinada cuesta hacia arriba en el Senado, y dejaría a millones de personas aún sin un camino hacia un estatus legal, este nuevo proyecto de ley ha sido apoyado por muchos grupos de defensa de inmigrantes, incluido Adhikaar, con sede en Queens.

La Ley de Promesa y Sueño Americano del 2021 otorgaría residencia permanente condicional por hasta 10 años a las personas que llegaron a los Estados Unidos siendo aún niños, incluidos los beneficiarios de DACA (Acción Diferida para los Llegados en la Infancia). Al cumplir con ciertos requisitos como por ejemplo, ir a una escuela superior o conseguir un trabajo, esas personas podrían obtener el estatus de residente permanente (una tarjeta verde), lo que eventualmente podría conducirlos a la obtención de la ciudadanía.

Pero no serían elegibles para la residencia condicional si ellos tienen ciertos delitos penales en sus registros, y perderían ese estatus si los condenan por un delito grave. Además, el Departamento de Seguridad Nacional tendría autoridad para denegar solicitudes si los funcionarios tienen “evidencia clara y convincente” de que el solicitante estuvo involucrado con pandillas en los últimos años o si es una amenaza para la seguridad pública. Estas disposiciones han sido criticadas por varios grupos, incluidos The Bronx Defenders y Human Rights Watch, que citan el efecto desproporcionado que estas estipulaciones podrían tener en los inmigrantes de color.

Algunos otros inmigrantes, incluidos aquellos con estatus de protección temporal y aquellos protegidos por un programa llamado Salida Obligatoria Diferida, también serían elegibles para el estatus permanente bajo el nuevo proyecto de ley.

Migration Policy Institute estima que alrededor de 4.4 millones de los 11 millones estimados de inmigrantes indocumentados en los Estados Unidos podrían ser elegibles para el estatus permanente si este proyecto se convierte en ley.

“La aprobación de la Ley de la Promesa y Sueño Americano dentro de los primeros 100 días del 117° Congreso señala el abrumador apoyo de la legislación y el compromiso de cumplir sus promesas atrasadas”, La directora ejecutiva de Africans Communities Together, Amaha Kassa, dijo en un comunicado. “Hacemos un llamado al Senado para que adopte y apruebe rápidamente este proyecto de Ley”. Mientras tanto, el presidente Joe Biden ya expresó su apoyo al proyecto de ley.

Los llamados Dreamers, jóvenes que fueron traídos a los Estados Unidos siendo niños, muchos de los cuales han sido protegidos por DACA, son probablemente el grupo del cual más se ha hablado y el que estaría cubierto por el proyecto de ley. Menos frecuentemente se habla de los titulares del TPS.

El Estatus de Protección Temporal (TPS) otorga estatus legal temporal a los inmigrantes que enfrentarian emergencias humanitarias como la guerra o las consecuencias de desastres naturales si fueran enviados de regreso a sus países de origen. (La Salida Obligatoria Diferida – DED, que actualmente cubre a personas de Liberia y Venezuela, es similar al Estatus de Protección Temporal, y los titulares del DED también están cubiertos por el nuevo proyecto de ley. Pero mientras que el DED queda a discreción del presidente, el TPS está bajo la supervisión del secretario de Seguridad Nacional).

Nepal, Siria, Haití y Somalia se encuentran entre los países cuyos ciudadanos han obtenido la protección del TPS en los Estados Unidos.

“Los titulares del TPS son trabajadores esenciales fundamentales en la primera línea de nuestra recuperación económica de la actual crisis del COVID-19”, dijo Pabitra Khati Benjamin, directora ejecutiva de Adhikaar. El grupo aboga por los derechos de la comunidad de habla Nepalí aquí en Central Queens y ha sido líder en la lucha para mantener la protección de los titulares del TPS. (Nepal recibió la designación de TPS después del terremoto masivo y las réplicas que afectaron al país en 2015).

La administración Trump intentó rescindir la protección del TPS para cientos de miles de inmigrantes de varios países, incluido Nepal, pero esta política se estancó por un litigio sobre el tema que aún está pendiente. Adhikaar ha pedido a la administración Biden que reasigne a Nepal como país protegido. Al mismo tiempo, ha abogado por que el Congreso proporcione residencia permanente a los titulares del TPS.

Si se convierte en ley, el nuevo proyecto de ley sería un paso significativo en esa dirección. No crearía el camino hacia la ciudadanía para todas las personas indocumentadas que Adhikaar y otros grupos persiguen, pero los defensores dicen, que a pesar de todo, esto sigue siendo una victoria.

¿QUÉ PODEMOS HACER?

  • Si puede, considere una donación a Adhikaar para apoyar la lucha legal en curso de los titulares del TPS de habla Nepalí.

En solidaridad y con cuidado colectivo,
Jackson Heights Immigrant Solidarity Network

Siga a @JHSolidarity en Facebook y Twitter y comparta este boletín con amigos, familiares, vecinos, redes y colegas para que puedan suscribirse y recibir noticias de JHISN. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.