Cómo los Estados Unidos Crearon la Crisis de los Refugiados

Cada mes, más de diez mil migrantes son detenidos a lo largo de la frontera con Mexico. Hasta ahora, muchos de los inmigrantes y refugiados son del Triángulo Norte de Centroamérica—El Salvador, Honduras y Guatemala. Cuando ellos llegan a la frontera, ya han pasado por una larga y peligrosa jornada, cruzado miles de millas. Ellos han sufrido atravezando peligrosos desiertos. Se han trepado encima de los trenes en un calor abrazador o en un helado invierno. Se han enfrentado a verdaderos peligros como ser secuestrados o violados. Se han prestado dinero o usado sus últimos recursos para pagar a los coyotes y oficiales corruptos. Cuando por fin arriban, ellos son tratados brutalmente por los agentes de la frontera y por un sistema de detención racista e inhumano.

La Vida es Hostil en el Triángulo del Norte

La gente no emprende una jornada así de peligrosa sin una razón poderosa. La realidad es que El Salvador, Honduras y Guatemala se ha convertido en lugares inhóspitos para estos refugiados que tienen que huir de allí. Aunque mucho les hubiera gustado poder quedarse en sus casas.

La pobreza se ha generalizado en todo el Triángulo del Norte. Los padres sufren viendo a sus hijos con hambre. Por eso, las familias campesinas se ven obligadas a dejar sus tierras, y arremolinarse ardedor de las ciudades donde no encuentran trabajo. Ver familias sin techo es común en la región.

La violencia está fuera de control. Mucha gente que deja el Triángulo del Norte han tenido familiares asesinados, han sido testigo de asesinatos o han sido ellos mismos amenzados de violación y otras formas mortales de violencia. Los jóvenes son obligados por la fuerza a unirse a las gangas callejeras que mantienen a sus familiares como rehenes. Los militares y la policía gobiernan el país con mano dura, pero no dan solución a la violencia callejera.

Cómo es que Llegamos a Esto?

Por qué es la vida tan difícil para muchos centroamericanos? En gran medida, la culpa recae en la política exterior del gobierno de los EEUU y en el poder de las corporaciones norteamericanas.

Por más de 100 anos, EEUU ha actuado como si América Central fuera su colonia. EEUU ha in-vadido la región una y otra vez. Ha respaldado dictadores militares corruptos, destituido gobiernos democráticos, entrenado y armado escuadrones de la muerte. La CIA ha manipulado y asesinado para imponerse en Centroamérica. Y, las políticas económicas de los EEUU han destruido las principales formas de subsistencia de millones de personas.

Aquí son algunos ejemplos de la intervención militar en el Triángulo del Norte:

Represión en El Salvador

  • En 1932, los Estados Unidos ayudaron a suprimir una rebelión campesina en El Salvador liderada por Farabundo Martí. Decenas de miles de rebeldes y civiles—muchos de ellos indígenas—fueron sistemáticamente masacrados.
  • En 1944, los Estados Unidos apoyaron un golpe de estado reaccionario.
  • En 1960 otra vez, los Estados Unidos apoyaron a otro golpe de estado derechista.
  • Nuevamente desde 1980 hasta 1992, los Estados Unidos entusiastamente financió, entrenó y dirigió una dictadura militar, cuyo principal propósito fue eliminar una revolución popular de izquierda. Más de 70,000 personas fueron asesinados por el ejército militar Salvadoreño y los escuadrones de la muerte, patrocinados directamente por los Estados Unidos. Mientras que miles fueron violados y torturados. Durante este período, cientos de miles de salvadoreños huyeron a los EEUU; sin embargo, muchos de ellos fueron regresados directamente a los lugares en conflicto.

Desestabilización de Honduras

  • En 1911, los Estados Unidos impulsó una dictadura para derrocar al gobierno elegido democráticamente. Después, el país sufrió bajo una serie de dictadores impuestos desde Washington.
  • Luego en los 1980s, los Estados Unidos construyó bases militares en Honduras, convirtiéndolo en centro militar de operaciones para lanzar una guerra contra la Nicaragua Sandinista. Tropas de EEUU entrenaron, armaron y enviaron a los Contras desde Honduras, violando leyes es-tadounidenses e internacionales.
  • Recientemente en el 2009, los Estados Unidos apoyó un golpe contra el gobierno reformista del Presidente Manuel Zelaya.

Este Patrón se Repite en Guatemala

  • En 1954, EEUU organizó un golpe contra el gobierno reformista de Arbenz. Esta dictadura posi-bilitó el surgimiento de un movimiento guerrillero, el cual fue brutalmente reprimido por una campaña contrainsurgente liderada por EEUU. Las tácticas que emplearon incluyó bombardeos, uso de napalm, y la eliminación de villas enteras.
  • Cuando el Presidente Carlos Arana—apoyado por EEUU—asumió la presidencia en 1970 dijo, "Si es necesario que el país se convierta en un cementerio para conseguir la paz, yo no dudaré en hacerlo.” Los regímenes con respaldo Americano que siguieron a Arana en Guatemala tuvieron la misma filosofía. Haciéndose de la vista gorda a sus brutalidades, EEUU les dió apoyo político y decenas de millones de dolares a los militares de Guatemala.
  • En 1978, Rios Montt se convirtió en dictador, en un golpe que tuvo todo el soporte de los Esta-dos Unidos. Montt llevó adelante una campaña de genocidio contra los Mayas. Poblados fueron bombardeados y villas fueron bombardeadas y saqueadas; civiles violados, torturados y ejecutados. Durante la larga guerra civil en Guatemala, más de 200,000 civiles fueron eliminados por el régimen y los escuadrones derechistas de la muerte. Cientos de miles de guatemaltecos huyeron del pais.

El Hilo Económico

Haciendo un recorrido a través de todas las violaciones de los EEUU sobre la soberanía y los derechos humanos en el Triángulo del Norte, nos damos cuenta que siempre ha existido un hilo económico. El Don Poderoso Dinero—el Dólar—está detras de todo esto. Las políticas es-tadounidenses han sido formuladas para servir a las corporaciones norteamericanas que se benefician de los recursos y del trabajo de los centromericanos. Por ejemplo, algunas desver-gonzadas intervenciones de EEUU en Guatemala y Honduras estuvieron orientadas específica-mente para beneficiar a la Compañia Fruta Unida (hoy Marca Chiquita), cuyas plantaciones de bajo costo eran fabulosamente lucrativas.

Quizás la mejor forma de resumir la historia de colonialismo de los EEUU en Latinoamérica es una referencia del General de la Marina Smedley Butler que ayudó a liderar las campañas mili-tares de los Estados Unidos en Honduras, Nicaragua, Mexico, y Haití. En 1933, el dijo: "He pasado mucho tiempo de mi vida como un hombre que batalló para la Gran Industria, para Wall Street y para los banqueros. En resumen, yo fui un mercenario (ganster) que luchó en favor del capitalismo."

Tratado de Libre Comercio de America Central y Repúbica Dominicana (TLCAC) Desvasta a los Agricultores

En las últimas décadas, los EEUU presionaron y corrompieron políticos Centromericanos para que se unieran al llamado TLCAC-RD. TLCAC, al igual que el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), es un pacto de intercambio comercial diseñado para situarse por encima de las leyes nacionales, favoreciendo el interés de las grandes corporaciones multinacionales.
Dado que existe un desbalance económico y de poder en las Américas, no deberíamos sorprendernos como ésto ha funcionado para América Central. Bancos americanos e intereses comerciales han tomado el control del sistema financiero y el intercambio en el comercio al por menor en el Triángulo del Norte, y han sobrecargado a la industria manufacturera local.

Quizás el mayor efecto de TLCAC ha sido el de sacar a los pequeños agricultores de sus medios de vida. Bajo las reglas de TLCAC, pequeños agricultores no tienen la posibilidad de competir con la agroindustria de gran escala muy bien financiada, cuyos dueños son inversionistas de los Estados Unidos y de otros paises ricos. Pongamos un ejemplo del impacto de esta situación: No mucho tiempo atrás, Honduras solía exportar productos agrícolas. Ahora importa más comida y otros productos agrarios en vez de exportar.

TLCAC prohibe específicamente cualquier legislación nacional de los paises de Centroamérica que le permita proteger a sus pequeños agricultores—incluso a los agricultores que tratan de vender sus productos en sus propios mercados locales. Cientos de miles de familias campesinas han huído del campo, invadido las ciudades donde no encuentran empleo, pero sí crimen.

Encima de todo ésto, está el impacto del tráfico de drogas para suplir la demanda del mercado norteamericano y la "Guerra a las Drogas" de EEUU, las cuales llenan los bolsillos de los banqueros de Miami, mientras socava una sociedad Latinoamericana tras otra.Y por otro lado, las gangas, como la de MS-13, la cual fue exportada desde Los Angeles al Triángulo del Norte por los EEUU, el MS-13 prospera en este ambiente de caos y corrupción.

Hay una Palabra para Ésto

Las políticas de los EEUU y la avaricia de las corporaciones han dejado un legado perdurable de pobreza, conflicto civil y violencia social en la región. Cada vez que el pueblo centromericano resiste, la mano dura de los EEUU y sus militares títeres aplastan cruelmente al movimiento popular. Las demandas por igual intercambio comercial por los países centroamericanos, se enfrentan con amenazas económicas de los bancos globales y de los EEUU, que tienen la finali-dad de imponer los deseos de las grandes corporaciones.

Existe una palabra que describe esta relacion: imperialismo. Esta relacion parásita entre EEUU y América Central ha sido una fuerza destructora constante, que se ha dado generación tras generación; durante gobiernos, tanto republicanos como demócratas. Esto ha sido justificado todo el tiempo por un crudo racismo y echándole siempre la culpa a la víctima. Cuando veamos que gente desesperada llega ante nuestras fronteras desde el Triángulo del Norte, debemos reconocer que es el imperialismo norteamericano que los ha forzado a hacer este doloroso y penoso éxodo.

La Responsabilidad de los Ciudadanos Norteamericanos

Bajo las leyes internacionales, y a la luz de la decencia básica, se espera que todos los países provean asilo a la gente que busca refugio de la persecución, de la guerra, de la violencia social o de los desastres naturales. Pero los ciudadanos de los EEUU tenemos una especial responsabilidad en dar refugio a la gente que el imperialismo norteamericano—con su sangre fria por conseguir ganancias—ha sacado cruelmente de sus casas. Los ciudadanos tienen una especial obligación para defender los derechos humanos de los Centromericanos y de repudiar cualquier intento racista de satanizarlos y deshumanizarlos. Finalmente, más allá de la crisis inmediata de derechos humanos en la frontera, los ciudadanos norteamericanos tienen un imperativo moral y práctico de ayudar a reconstruir los países que los EEUU ha saqueado y devastado.

Para Leer y Estudiar Posteriormente:

A Century of U.S. Intervention Created the Immigration Crisis

How US ‘Free Trade’ Policies Created the Central American Migration Crisis

How US policy in Honduras set the stage for today’s migration

The devastating effects of American intervention in Guatemala

The Impact of CAFTA: Drugs, Gangs, and Immigration

Video: The War on Democracy

UNHCR: Claims from Central America

CISPES: Community in Solidarity with the People of El Salvador

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.